Este blog

se actualiza cada lunes
que se puede

Datos personales

Omar
Río Bravo, Tamaulipas, Mexico
Ver mi perfil completo

Contacto

Template

Copyright © Tu web. All rights reserved.
Supported By : Online directory and web directory
Blog design by:AskGraphics and Zona Cerebral

Guardián del Orden

(Imágen tomada de Google Earth)

FADE IN

(Nacho tiene su mirada fija en el horizonte, cual quinceañera de rancho que espera ansiosa al jinete que en su caballo blanco viene a rescatarla de las labores del hogar y la lleva de mojada hacia los Estados Unidos, donde seguramente encontrará trabajo.... haciendo labores de hogar. Voltea hacia la cámara -Nacho, no la quinceañera- y comienza su diálogo):

- Pocos los valoran, muchos los odian. Les inventan apodos y les recuerdan a sus jefecitas cada vez que les es posible. Sí. Hablo de los guardianes del orden. De los guerreros de la paz. Los paladines de la seguridad. De los policías.

En ésta ocasión viviré la experiencia de ser vigilante en un estadio de fútbol. El Huracán de Pachuca, Hidalgo en el marco de la Final del Torneo Mexicano. Esto es lo que viví.

CORTE

- Estoy en los pasillos del estadio, justo por donde ahora pasan los jugadores de los dos equipos rumbo a los vestidores. Los administradores me pidieron que me mantuviera atento a cualquier movimiento sospechoso y que desconfiara de cualquier artefacto de rara manufactura.
Por supuesto, estoy cumpliendo con mi encomienda. No es fácil. Debo estar concentrado y...¡cuidado! (Nacho se lanza sobre una persona y forcejea con ella) ¡Aléjense! Esta mochilota debe ser una bomba o pero todavía: dos bombas. ¡Llamen a los refuerzos!

(Un utilero le dice a Nacho que el sujeto no trae mochilota. Es Cuauhtémoc Blanco y su joroba. Nacho le dice que lo confundió con Adrián Uribe y que - como éste le cae muy mal- por eso se le fue encima).

CORTE

- Ah, maldito Ponchoaurelio. Por tu culpa me han cambiado de lugar. En fin, debo cumplir con la encomienda encomendada por el encomendador que está en coma en cama. Eso último no es verdad pero sonó a todo dar. Ahora debo cuidar que ningún fanático entre al vestidor a oler los calcetines de los jugadores del Pachuca, que por cierto están muy sudados. Es que el viernes se llevaron al baile al América, jeje. Ah, maldito Ponchoaurelio. Ahora podría estar en la cancha cuidando al Chiquidrácula y viendo en vivo la final de fútbol. Maldito (Escupe).

CORTE

- El trabajo de policía requiere de gran concentración, de buena actitud, de excelso sentido de la anticipación. Pero el requisito indispensable no lo cumplo: hay que tener más grande la panza que las nachas. Sin embargo he aprendido bastante de esa noble profesión. Por ejemplo, aprendí que puedo estar aquí, en el bar de la esquina viendo el juego por la tele, mientras dejo a alguien encargado de cuidar el vestidor. Oh, nobles policías. La vida les premiará y espero que en la otra vida les vaya mejor; que reencarnen en político o en narco y puedan burlarse de los que hoy se burlan de ustedes.
(Da un sorbo a su bebida)
Nos veremos en la próxima misión.

FADE OUT

2 comentarios:

la flaca dijo...

Caigo por primera vez en este blog y me gustó bastante. Tu sentido del humor ha hecho que esté dando visitas más o menos a menudo por aquí, y espero encontrar un post más reciente la próxima lectura.

Omar dijo...

Gracias por tu comentario, Flaca (y disculpa la conchudez de llamarte así, pero no se me ocurre otra forma). He andado atareado con el trabajo pero ya estoy por actualizar.
Un abrazo.